fbpx

La vitamina D y su implicación en el deporte

La vitamina D (VitD) es una prohormona liposoluble, que obtenemos a través de la alimentación (especialmente del aceite de hígado de bacalao, mantequilla, diversos pescados, huevos, leches fortificadas, etc) y también al exponernos al sol, mediante un proceso llamado fotobiogénesis, ya que los rayos ultravioletas activan un precursor (7-deshidrocolesterol) localizado en la piel dando lugar a la forma activa de la VitD. La ingesta recomendada de VitD en España es de 12,5μg/día en adultos (menores de 70 años, sin incluir mujeres embarazadas y lactando que requieren un poco más) y, globalmente en Europa se recomienda conseguir una ingesta de 15μg/día. Sin embargo, estudios nutricionales han puesto de manifiesto que la ingesta de VitD de la población española y también en algunos países europeos es insuficiente y no se alcanzan las recomendaciones para un estatus saludable.  De hecho, España, Francia e Italia son los tres países europeos con menor ingesta en su población (alrededor del 15% de lo recomendado).

La deficiencia en VitD puede asociarse a dietas pobres en los alimentos arriba descritos, como podría ser el caso de seguir una dieta vegetariana, no comer pescados grasos. El uso de cremas solares con protección UV, partículas contaminantes en el aire que nos envuelve, un estilo de vida centrado en espacios interiores, entre otros, son factores que también dificultan un buen estatus en VitD. Por otra, parte, el consumo de ciertos fármacos también puede contrarrestar nuestra capacidad de síntesis. Por ejemplo, el organismo requiere la molécula de colesterol para sintetizar VitD, de modo que el uso de estatinas, que reducen la producción de colesterol y promueven su eliminación, podría contribuir a la deficiencia en vitD. Asimismo, se han descrito variaciones genéticas (la mayoría de ellas variaciones de un solo nucleótido o SNP) que se asocian a menores niveles de VitD circulantes. Un ejemplo de ello es el rs7041 que se halla en el gen que codifica para la proteína de unión a la VitD (VDBP), proteína que se encarga de transportar la VitD por el plasma hasta los tejidos diana. Estudios de asociación del genoma completo han observado que las personas con los genotipos CC o CA para dicho SNP presentan menor biodisponibilidad a la VitD. El conocimiento de las variantes genéticas nos permite disponer de información para precisar con mayor detalle los requerimientos nutricionales específicos de cada persona, lo cual puede ser particularmente relevante ante situaciones de mayor demanda, como ocurre en la práctica de actividad física intensa.

El papel más conocido de la VitD es su relación con el metabolismo óseo y su contribución a la fortaleza del esqueleto junto con el calcio y el fósforo. Pero actualmente tenemos evidencias de que la VitD influye en numerosas funciones biológicas, entre ellas sobre el sistema cardiovascular, neuromuscular y sobre la oxidación de la grasa. A continuación se describen algunos de sus efectos biológicos más caracterizados:

  • La VitD activa la expresión de genes que influyen sobre el crecimiento y diferenciación muscular, particularmente de las fibras rápidas, aumenta la síntesis de proteínas y la miogénesis fomentando un aumento de la masa muscular. Asimismo, aumenta la interacción entre la actina y la miosina en el sarcómero muscular lo cual contribuye a que la contracción muscular sea más potente. Así pues, un déficit en VitD podría comprometer la fuerza muscular y el rendimiento de deportistas, así como la recuperación tras el ejercicio.
  • La VitD contribuye a la integridad estructural de los alveolos pulmonares, a la capacidad e intercambio pulmonar de oxígeno, pero también regula el ritmo cardíaco, la presión arterial y, en último término la capacidad del sistema cardiovascular de aportar nutrientes y oxígeno al músculo durante el ejercicio. En definitiva, niveles inadecuados de VitD pueden afectar de manera negativa la capacidad cardiorrespiratoria.
  • La VitD regula la capacidad del sistema inmunitario, ayudando en la defensa ante infecciones. De hecho se ha observado un efecto beneficioso de la VitD en reducir el riesgo de severidad de la COVID-19 tras la infección por SARS-CoV-2. La insuficiencia en VitD en atletas se asocia con mayor frecuencia de infecciones como la gripe o el resfriado común.
  • La VitD puede reducir la inflamación asociada al ejercicio, mediando un efecto inhibidor sobre citoquinas proinflamatorias (IL6 y TNFa, por ejemplo). La IL6 aumenta en entrenamientos intensos y ello se suele asociar a la aparición de daño muscular, ante niveles insuficientes de VitD el incremento de los niveles circulantes de IL6 y TNFa son más elevados tras el ejercicio y la respuesta inflamatoria es más exacerbada.

Así pues, es importante conseguir niveles adecuados de VitD (y de todos los micronutrientes) en todos los individuos, pero ello puede ser particularmente relevante en deportistas ya que también influye sobre su rendimiento deportivo. Las fuentes alimentarias de VitD pueden no ser suficientes en esta población diana, lo que junto a su mayor demanda energética, puede ser adecuado complementar con suplementos de VitD. La suplementación con VitD sería recomendable en población general para prevenir y evitar su deficiencia, si bien hay controversia en cuanto a la dosis, y en población deportista todavía más. Hemos comentado algunos problemas asociados a niveles insuficientes de VitD, pero su exceso es tóxico y también tiene efectos perjudiciales, puede conducir a la excreción de calcio por orina y a un exceso de calcio en sangre (hipercalcemia). Ello puede dar lugar a piedras en el riñón y disminución de la función renal, fatiga, debilidad muscular, pérdida de peso, náuseas, calcificaciones o taquicardia. Así pues, es importante que el aporte de VitD, ya sea por dieta o ayudado por suplementación, sea el idóneo. Finalmente, añadir que el buen estado nutricional no depende de un solo nutriente sino de la correcta dosis e interacción entre todos los ingredientes de los alimentos. Por ejemplo, un aporte adecuado de magnesio es esencial para los efectos beneficiosos de la VitD.

Así pues, una dieta correcta y personalizada, ajustada a las necesidades de cada individuo y también a sus preferencias y estilo de vida es imprescindible para promover el estado de salud y el bienestar a lo largo de la vida.

Prueba el software de mefood omics para empezar a personalizar de verdad los tratamientos nutricionales de tus clientes.

Conoce al equipo científico de Alimentómica y la Universidad de las Islas Baleares que está detrás del proyecto.

Referencias

1.         Basit, S., Vitamin D in health and disease: a literature review. Br J Biomed Sci, 2013. 70(4): p. 161-72.

2.         Gil, Á., Tratado de Nutrición. Bases fisiológicas y bioquímicas de la nutrición. Capítulo 18. Vitamina D. O. Martínez Augustin, F. Sánchez de Medina López-Huertas y M. D. Suárez Ortega. 3 ed. Vol. I. 2017.

3.         Calleja, C.H., MC   Daschner, A  Fernández, P  Abuín, CMF  Giner, RM  González, E   González, MJ  López, E  Mañes, J  Marín, S  Martínez, JA  Morales, FJ  Moreno, V  Portillo, MP  Rafecas, M  Rodríguez, D  Rubio, C  Ruiz, MJ  Talens, P    Calderón, V, Informe del Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) sobre Ingestas Nutricionales de Referencia para la población española.   Número de referencia: AESAN-2019-003 Informe aprobado por el Comité Científico en su sesión plenaria de 22 de mayo de 2019. Revista del Comité Científico.

4.         EFSA. Overview on Dietary Reference Values for the EU population as derived by the EFSA Panel on Dietetic Products, Nutrition and Allergies (NDA).   Summary of Dietary Reference Values – version 4 September 2017.

5.         Spiro, A. and J.L. Buttriss, Vitamin D: An overview of vitamin D status and intake in Europe. Nutr Bull, 2014. 39(4): p. 322-350.

6.         Owens, D.J., R. Allison, and G.L. Close, Vitamin D and the Athlete: Current Perspectives and New Challenges. Sports Med, 2018. 48(Suppl 1): p. 3-16.

7.         Jastrzębska, M., et al., Can Supplementation of Vitamin D Improve Aerobic Capacity in Well Trained Youth Soccer Players? J Hum Kinet, 2018. 61: p. 63-72.

8.         Todd, J., et al., Vitamin D Status and Supplementation Practices in Elite Irish Athletes: An Update from 2010/2011. Nutrients, 2016. 8(8).

9.         Krzywanski, J., et al., Seasonal Vitamin D Status in Polish Elite Athletes in Relation to Sun Exposure and Oral Supplementation. PLoS One, 2016. 11(10): p. e0164395.

10.       He, C.S., et al., The effect of 14 weeks of vitamin D3 supplementation on antimicrobial peptides and proteins in athletes. J Sports Sci, 2016. 34(1): p. 67-74.

11.       Medline Plus. Deficiencia de vitamina D. https://medlineplus.gov/spanish/vitaminddeficiency.html. Consultado Marzo, 2021.

12.       Gaffney-Stomberg, E., et al., Association Between Single Gene Polymorphisms and Bone Biomarkers and Response to Calcium and Vitamin D Supplementation in Young Adults Undergoing Military Training. J Bone Miner Res, 2017. 32(3): p. 498-507.

13.       Berlanga-Taylor, A.J., et al., Genomic Response to Vitamin D Supplementation in the Setting of a Randomized, Placebo-Controlled Trial. EBioMedicine, 2018. 31: p. 133-142.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin